Mi viaje a Mexico

Yo tengo dos especializaciones: el español y la biología ambiental. Durante el semestre de primavera de 1999, a través de una clase yo tuve la oportunidad de viajar a Mexico. La clase se llama "Vertebrados de los Tropicos Mexicanos" y duró una semana y media. Fue una buena mezcla de la lengua española y la experiencía práctica en la biología.

Cuatro estudiantes y un profesor de la Universidad Estatal de Emporia en Emporia, Kansas, viajaron con cinco estudiantes y dos profesores de Toshimingo, Oklahoma. Nosotros cruzamos la frontera por Nuevo Laredo y viajamos por el desierto Taumalipan. En esa región la tierra se caracteriza por árboles de mesquite y muchos arbustos pequeños.


Llegamos a Bustamante para a acampar una noche en un cañon donde había manantiales naturales. Nosotros fuimos de excursión, buscamos herptiles, practicamos el buceo con snorkel, y disfrutamos del sol. Hay muchos peces endemico y nosotros pudimos verlos con el snorkel. Había muchos tipos de peces: cíclidos, bagres, víviparos, y cíprinidos. Un estanque estaba muy caliente con una temperatura de 80 grados Farhenheit. Este estanque fue también nuestro baño.




Al día siguiente, salimos y viajamos por el desierto de Chihuahuanse. Allí, hay muchos cactus de cholla, árboles de Joshua, y cactus de nopal.
Conducimos todo el día y llegamos a nuestro sitio de campo por la clase en la madrugada. Acampamos cinco noches fuera de la ciudad de San Blas en la playa del océano Pacífico. Tuvimos cinco días de clase. Conocimos a los estudiantes mexicanos y los otros profesores y nos dividimos en nuestros grupos. La mayoría de las clases se enseñaba en español.

El primer día de clases, para mí, fue dedicado a la herpetología. La herpetología significa el estudio de los anfibios y los reptiles. Durante el día, mi grupo buscó los herptiles en una plantación de plátanos y en una área al lado de un río. Capturamos iguanas, anoles, largartijas, ranas, sapos, y un colubre. Regresamos a nuestro sitio de campo para identificar, matar, y preservar los animales. En la noche, buscamos las especies nocturnas de ranas y sapos cerca de un arroyo y en algunos arbustos.


En el segundo día, mi grupo tuvo que capturar y identificar aves con redes. Más tarde, de la noche, examinamos nuestras redes de murciélagos. Esa noche, capturamos siete murciélagos en las redes. Los identificamos y los liberamos.

El tercer día fue el día para mamíferos. De mañana, nosotros inspeccionamos las trampas en una plantación de plátanos del día antes. En dos trampas pequeñas, capturamos dos tipos de ratones. Un día, otro grupo capturó un armadillo.


El cuarto día fue para la ictiología. Por la mañana, usamos una red de 150 pies de larga para pescar en el océano. Capturamos un platija, una pastinaca, un "halfbeak", cangrejos, y muchos otras pescados. Más tarde, conducimos a una granja de cocodrilos. Fue un zoo pequeño con un mapache, un quati, y muchos cocodrilos pequeños. En una parte del agua, estudiamos muestras del agua para analizar la temperatura, pH, y la turbidad. También, practicamos con el snorkel para aprender como contar peces por debajo del agua. Tenía un poco de miedo porque pudimos ver un cocodrilo a más o menos 40 pies de distancia.


El último día, todo el grupo desfrutó de una gira en barco por unas ciénagas de mangle. Vimos aves, cocodrilos, y el bosque de mangle. Al fin, los estudiantes mexicanos regresaron a sus casas y nosotros fuimos a la ciudad de San Blas para cenar y ver la ciudad. Allí, vimos una celebración de petróleo. Los estudiantes de la ciudad participaron.

Salimos por la mañana de San Blas y conducimos al noreste hacia Real de Catorce, un viejo pueblo minero. La ciudad era muy interesante porque hay un túnel en la montaña de 1500 metros de extensíon. Después, cuatro personas, incluso yo, fuimos a caballo a un pueblo fantasma. Vimos pozos de minería de 600 pies de profundidad. Más tarde, fuimos de compras en las tiendas y mercados del pueblo. El próximo día, fuimos de excursión a la cumbre de La Montaña de Peyote. Allí, los indios de Huichol tienen sus ceremonias. Ellos usan boles y palos de oración en el altar de la montaña.


La clase fue una experiencia increíble para mi. "Vertebrados de los tropicos mexicanos" es una clase que yo recomiendo de muy buena gana si quiere buscar aventura, nuevos amigos, y aprender mucho de la ecología mexicana.


Linda Rice -- linda_la_la_la@yahoo.com